HOME Artículos
Articles
Peajes
Tolls
Postales
Postcards
Enteros Postales
Stationery
Marcas Postales
Postal Marks
Historia Postal
Postal History
Prefilatelia
Prephilately
Filatelia
Philately
SELLOS DE CHILE VOLVER
BACK
PUBLICACIONES DE INTERÉS
RAHF
CHILE ANTÁRTICO A TRAVÉS DE LOS SELLOS POSTALES
CARTA DE PRESENTACIÓN
ISBN 978-956-316-034-5- Editorial FUERZA AEREA DE CHILE - Encuadernación Rustico

Editar un libro que incorpore una muestra de filatelia en plena siglo XX, cuando el arte de enviar una carta a través del correo postal se encuentra casi extinto, es un acto de romanticismo y añoranza tal y como lo ha sido para tantos hombres a lo largo de la historia del territorio antártico, del que trata esta obra.

Sin embargo, salvaguardar y proteger el patrimonio cultura e histórico del continente helado, único en su conformación geológica, climática, biológica y abocada exclusivamente a la ciencia a la ciencia y a la paz, es una de las motivaciones que nos guían. Es por ello que a través de estas páginas presentamos la colección completa de sellos postales antárticos emitidos por Correos de Chile durante los últimos 60 años, los que aluden a grandes hitos de la historia antártica nacional, así como a su iconografía más representativa.

El 12 de mayo de 1947, la oficina de correos emitió dos sellos titulados “Antártica Chilena” en conmemoración del decreto que fija los límites del Territorio Antártico Chileno. Estos sellos, cuyo diseño corresponde al Casquete Polar Sur, son nuestras primaras estampillas relacionadas con la Antártica. A partir de éstas, diversos diseños y motivos relacionados con el Continente Blanco comienzan a sucederse. Sus temas principales son la flora y fauno polar, las expediciones y sucesos antárticos que marcan la historia, el aniversario de distintas base chilenas y el Tratado Antártico, entre otros.

Chile país antártico. Desde nuestro territorio se han soñado, preparado, abastecido y socorrido la mayoría de las expediciones llevadas a cabo para la exploración y conquista de la Antártica. Durante los siglos XVIII, XIX y XX, el correo postal cumplió un papel fundamental en las comunicaciones relacionadas con el “último continente”, e incluso en el establecimiento de las fechas del descubrimiento de la mítica Terra Australes Incognita, dibujada en la cartografía de los hombres antárticos de mucho tiempo de ser descubierta.

Los grandes exploradores y amantes de la Antártica, como Smith Myers, Gerlache, Amundsen, Scott, Shackleton, Wilkins y Byrd, entre tantos otros, enviaron misivas desde Chile a sus países de origen a través del correo postal, narrando las hazañas de sus expediciones, y como una forma de establecer la anhelada soberanía sobre el última continente descubierto.

Con motivo de la celebración del Año Polar Internacional 2007-2008, y también como un homenaje al esfuerzo que ha hecho la nación en la preservación de este territorio, único en el mundo, la Fuerza Aérea de Chile lanza esta edición de sellos postales y filatelia antártica, testimonio de la heroica labor de tantos hombres y mujeres que han hecho y siguen haciendo posible la soberanía de Chile en la Antártica.

Comandante Miguel Figueroa

HIstoria de la postal en CHile
HIstoria de la postal en CHile
ANTÁRTICA BLANCA
Raúl Silva Maturana
Capitulo XII

 

Alas de Chile Los golpes metálicos de una campana, que cada corto espacio repiquetea estridente, nos despierta en las primeras horas de la mañana sin permitirnos volver a reconciliar el sueño. Se ha levantado una espesa niebla en la bahía y el transitar de las embarcaciones pequeñas que hacen la descarga, obliga a este sistema sonoro de señalización. La niebla o bruma polar, como es su verdadero nombre, se produce por corrientes de aire frío que llegan de otras regiones y logra una supuesta evaporación del mar el que, lógicamente tiene una temperatura más alta que las corrientes visitantes.

A pesar de esta bruma, que es considerablemente mojadora, la temperatura ambiente es bastante agradable y algunos pasajeros hacen ejercicio matinal midiendo a grandes pasos los pequeñas cubiertas del barco.

Nada se ve más allá de diez metros y el peculiar entrechocar de los trozos de hielo, que por cientos rodean y abrazan los costados metálicos del barco, acompañan a los ruidos desafinados y chirriantes de las espías que inician su pesada maniobra de descarga. Una lancha se aproxima y la proa rasga el telón vaporosa de la bruma, dejando una gran estela suavemente luminosa, que vuelve a cerrarse mañosamente, escondiendo tras su ropaje cuasi inmaterial, el cuadro de la naturaleza que se extiendo más allá.

Pero la bruma, también tiene enemigos poderosos: el viento, el frío y el sol, que curioso aunque débil, quiere asomar su rostro alegre y relleno en estas lejanías. Lentamente, todos, en un abrazo de traicionera alianza van desplazando y barriendo el polvo de la bruma y los contornos de los témpanos primero y de los acantilados después, empiezan a delinear sus formas múltiples y caprichosas.

Nadie se queja de este cambio y es esta lucha en que han vencido el viento y el sol; por el contrario, es para alegrarse. Existe una antipatía colectiva hacia esta vaporosa bruma. Es enemiga declarada del marino y del aviador. Su pálida faz siempre está presente cuando un barco choca o se encalla; o cuando el pájaro metálico pierde su ruta y se estrella trépidamente en la montaña. El perdido caminante la maldice y cuando sus seculares enemigos – viento y sol – combaten, vuelve a los espíritus la tranquilidad y la confianza, el buen humos y la esperanza.

El mediodía se acerca ligeramente diáfano y trozos de cielo azul se dejan entrever en la masa lechosa y pareja de las nubes antárticas. La fiera naturaleza, también quiere asociarse al júbilo que embarga en este día a los dueños de esta tierra, que sacrificadamente, están plasmando palmo a palmo un rincón de vida nacional.

El trajín se intensifica. Los preparativos se apresuran. En la suavidad del mar, transformado hoy en un lago, se desliza, elegante le ligero avión en prueba de su motor. Los pilotos moderadamente equipados, escrutan el cielo y alegres, despreocupados y con la confianza que otorga el conocimiento y la preparación, se disputan el honor de ser los primeros en sobrevolar los terrenos antárticos. En la diminuta “base”, ruge impetuosa la máquina del aire; también desea emprender el vuelo; quiere conocer estos cielos; desea luchar con las corrientes frías y traicioneras de las zonas polares y también desea tener el honorífico título de “pioner” antártico. Los “camerman” alistan sus elementos cinematográficos; no pueden perder la magnificencia de esta hazaña; los fotógrafos también se alistan y los reporteros toman nota de los incidentes y preparativos de este primer vuelo. Todo esta listo. El comandante ha designado al piloto que debe guiar la máquina y él, dando el ejemplo, trepa ágil al aparato; tiene el privilegio por su preparación y por su grado y podrá anotar en su bitácora con letras de oro la frase del ritual “17-11-1947, 16:30 horas; primer vuelo sobre la Antártica Chilena”.

Raudo el pequeño Sikorsky a flor de aguas; su vientre deja triangular estela que se abre y abre hasta el infinito y muy luego, airoso se eleva en el espacio. En elegante curva abraza la bahía , con una de sus alas inclinado entre el cielo y las nieves. “Es el primer avión chileno que cruza este cielo”. Y chilenos son sus valientes tripulantes y chilena es la conquista que realizan”.

Desaparece y ágil y trepidante, vuelve a aparecer. Pequeño, pequeñísimo, se confunde a lo lejos con bandadas de pájaros marinos y después se agranda y se agranda por momentos, reflejando obscura y lenta sombra el blancor inmaculado de las nieves cerriles. Su amarizar es suave y gentil. Ha realizado la hazaña con modestia, con toda sencillez y somos nosotros los que comprendemos la efectivo y verdadera importancia histórica que encierra este vuelo, que es grande y hermoso; sugestivo y conquistador. Es Chile; es la Patria encarnada en las alas valerosas de sus hijos.

Al regresar a bordo henchidos de satisfacción y orgullo, tal vez las emociones o quizás el aire seco de la isla o el frío penetrante de los vientos, nos produce una sensación de laxitud; un cansancio físico y moral que deja vacía la mente y no permite pensar profundamente. Sólo el recuerdo de los nuestros, las imágenes queridas del hogar, no se apartan un momento y en silencio, muy quedamente, en un murmullo suave y tenue, les contamos las horas ya pasadas, las alegrías experimentadas y nos desahogamos un tanto de esta grata opresión que nos llenaba el alma con tantas y tantas visiones.

ARTICULOS HOME
DISEÑO:PATRICIO AGUIRRE WARDEN E-MAIL / CONTACTENOS   E-BAY   LINKS   UPDATE : 02/19/2015
free counters Flag Counter iniciado el 4 de febrero 2012
Stamp Collecting Topsite